últimas noticias

Opciones, confort y vida social: las claves de la «pasión crucerista»

La posibilidad de conocer distintos destinos sin cambiar de hospedaje es la clave principal.

Los cruceros son mucho más que un medio de transporte. Para los millones de turistas que eligen viajar año a año en uno de estos increíbles barcos, la experiencia se va convirtiendo en una costumbre que siguen eligiendo a la hora de elegir y planificar sus vacaciones.

Según la naviera italiana Costa Cruceros, las razones detrás de las "pasión crucerista" son varias y tienen que ver con la atmósfera única que se vive durante estas travesías, donde el confort, el relax y la gastronomía se combinan con la inolvidable experiencia de llegar a un destino único desde el mar.

Un crucero y muchos destinos: uno de los grandes beneficios de un viaje de este tipo es quizás el más obvio, al ser una experiencia móvil, es posible conocer numerosos destinos increíbles en el mismo viaje, sin cambiar el lugar de hospedaje. El ejemplo perfecto es el itinerario Transatlántico de Costa Cruceros a bordo del Costa Fascinosa. En 18 noches, se podrán visitar las costas de Brasil, España, Francia e Italia, navegando desde el puerto de Buenos Aires a Savona, Italia.

El entretenimiento, el confort, la gastronomía y la vida social son algunos de los ejes del éxito de los cruceros según la naviera Costa.

El entretenimiento, el confort, la gastronomía y la vida social son algunos de los ejes del éxito de los cruceros según la naviera Costa.

La nave partirá desde Buenos Aires el día 13 de Marzo de 2019, y llegará a Savona el 31 del mismo mes. El itinerario incluye escalas en Río de Janeiro, Salvador de Bahía, Maceió, Santa Cruz de Tenerife, Málaga y Marsella. Se caracteriza por su exótico itinerario y sus puertos de escala, combinando paradisíacas playas y ciudades sofisticadas.

Como en casa: otro de los grandes lujos de viajar en crucero es la capacidad de instalarse, relajarse y sentirse en casa. Visitar numerosos países en el mismo recorrido es una experiencia única pero tener la posibilidad de disfrutar del viaje con todas las comodidades de un crucero, lo hace aún más especial.

La comodidad de sentirse como en casa por lo que dure el trayecto es otra de las razones detrás de la “Pasión Crucerista”.

La comodidad de sentirse como en casa por lo que dure el trayecto es otra de las razones detrás de la “Pasión Crucerista”.

Las naves de Costa Cruceros cuentan con camarotes internos, con vista al mar, o con balcón privado. Los que pertenecen al sector Samsara se destacan por su confort con detalles elegantes y lujosos, ubicados dentro de una exclusiva zona del SPA donde los huéspedes pueden acceder a distintos servicios, como la piscina de talasoterapia, santuario Tridosha, salón de té japonés, entre otras opciones.

Entretenimiento: un viaje en crucero ofrece innumerables propuestas de entretenimiento y relax. Además de una gastronomía única, la naviera italiana cuenta con numerosas actividades para todos los gustos. Se puede disfrutar del teatro de 3 pisos con fascinantes obras al estilo Broadway, cine 4D, Samsara Spa con 4 jacuzzis, increíbles bares, 3 piscinas exteriores, gimnasio, casino y mucho más. Un sinfín de atracciones para divertir a grandes y chicos con naves diseñadas para satisfacer todas las necesidades de sus pasajeros, estimulando su tranquilidad y comodidad.

El entretenimiento a bordo no tiene límites: Costa ofrece un simulador 4D de Grand Prix, cines y teatros.

El entretenimiento a bordo no tiene límites: Costa ofrece un simulador 4D de Grand Prix, cines y teatros.

Historias del mundo: una de las sensaciones más excitantes que brindan las aventuras en alta mar, es el descubrimiento de culturas e historias de diferentes rincones del planeta. Embarcando con huéspedes y tripulantes de distintas nacionalidades es posible conocer gente fascinante, sociabilizar y crear momentos especiales. Un detalle único en los cruceros, que vuelve la experiencia aún más imperdible.

Lo indescriptible: los viajes en crucero poseen el factor conocido como "no se qué". No es raro encontrar personas que han estado en cinco, diez e incluso veinte cruceros y es porque son adictos a ese sentimiento que se vive a bordo. Sentarse en el balcón del camarote contemplando las aguas del Mediterráneo o ver las noches estrelladas recorriendo las costas italianas, son experiencias que probablemente explican en gran parte este fenómeno por sí mismas.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *